lunes, 3 de octubre de 2016

Numinous

Me estás enseñando. Me estás enseñando lo que no sabía. Me estás enseñando que hay muchas formas de echar de menos. Me estás enseñando que hay esfuerzos que valen la pena, que qué poco significa lo que digan y piensen los demás, lo poco que importa si es lo que yo quiero. Me estás enseñando que no debo conformarme con las personas que me quieren mucho, sino quedarme con las que no solo me quieren mucho sino que saben quererme bien, que no tiene que hacer daño. Me estás enseñando lo que es que se preocupen genuinamente de ti, un qué tal honesto que quiere saber de la forma más sincera cómo te sientes, qué piensas. Tu opinión sobre la cosa más intranscendente solo para conocerte un poquito mejor. Solo para escucharte hablar un poquito más. Porque le encanta el sonido de tu voz, y cómo eres fácil de sorprender y la entonación que pones cuando dices con un acentuado exagerado tono de sorpresa "¿¿¿de verdad???"
Me estás enseñando lo que son unas manos que acarician y que curan, manos que tocan el estrato más superficial de tu piel pero las sientes más profundas. Manos que abrigan a menos ropa tengas. Labios que no besan una comisura sino que besan esos pequeños detalles de tu personalidad que le enloquecen.
"¿Por qué me quieres, princesa?". Me estás enseñando que te pueden llamar princesa sin que suene un cutre mediocre cliché, cursi de poesía barata para ligar en los bares, y hacer que se ericen los poros de m piel cada vez que suena con tu pronunciación francesa.
Me estás enseñando a quererme mejor. Me estás enseñando a querer cada parte de mi cuerpo, siento un constante reconocimiento de mi valor aunque nunca lo ponga en duda. Me estás enseñando que puedo ser libre e independiente y cómo nadie puede cortarme las alas.
Y estoy aprendiendo deprisa.
-a.

martes, 12 de abril de 2016

Quoting words of wisdom #11

"You never get over it. 
But you get to where it doesn't bother you so much."
-Jeffrey Eugenides.

domingo, 28 de febrero de 2016

Quoting words of wisdom #10

"Time you enjoy wasting, was not wasted."
-John Lennon

 

martes, 23 de febrero de 2016

She was made of mercury


 Dale al play y luego leer




Es una jornada de reflexión. He decidido llamarla “Anagapesis.
“Una cucharilla de material neutrón de estrella pesaría como diez millones de toneladas pero aún no he encontrado algo que pese más que un corazón roto.” Y tanto.
A veces siento que siento demasiado. A veces lo único que puedes hacer es tumbarte en la cama, y esperar caer dormida antes de caer rota.
Me di cuenta de que supe mejor cuando dejé de quererte que cuándo te quise. Y para admirables, las personas que saber querer cuando dejan de amar.
Y creo que lo he conseguido. Es curioso, piensas que nada pesa más que un corazón solitario y de repente desprenderte de ese sentimiento es el vacío más grande que has experimentado.

-a.
23feb2016

lunes, 22 de febrero de 2016

Precious energy



 
Dale al play, luego lee
Pensé que las lágrimas estaban hechas para otras parejas pero no para nosotros. No sé, que esas razones estúpidas eran ajenas a nuestro mundillo. Pensé que había pequeñas cosas que eran tan valiosas que superaban cosas banales grandes, y que los sentimientos, cuando buenos, eran valiosos y merecían la pena. No sé. A veces es peligroso enamorarte hasta de los defectos de una persona, porque dime tú entonces a dónde te agarras a la hora de intentar soltar, no sé si me explico.
Alguien me dijo una vez "algún día alguien te abrazará de tal forma que todas las piezas rotas dentro de ti se recompondrán". En ese momento sentí la veracidad de las palabras y disfrute antes de volver a ser descompuesta.
Fue en el momento en el que me abrazaste como nadie nunca lo había hecho antes de marcharte que me hizo ver como todo lo que ocurriese después de ese momento iba a doler. Y efectivamente.
Odio no haberme equivocado.
Suena un cliché, pero a veces cuando sientes, entiendes.
Ahora prometo guardarte trozos de mi mente donde no se pone el sol, y algo dentro de mí espera que tú hagas igual.
Me di cuenta de que la mejor manera de mantenerse despierto no era el café ni té, sino que la mejor manera de mantenerse despierto es tener el corazón un poquito rasgado.

 
-a. 
29oct2014 
 

sábado, 19 de septiembre de 2015

Quoting words of wisdom #9


"I have been bent and broken, but- I hope- into a better shape."

Charles Dickens

viernes, 4 de septiembre de 2015

Anhedonia

Para quién cambian de color los semáforos a la madrugada cuando no hay ningún coche. Acaso el sonido que hacen las hojas sigue siendo sonido si nadie lo escucha. No sé. Por qué se pone uno filosófico cuando está triste. Por qué parecen las canciones tener más sentido solo cuando uno se siente así. Ni si quiera sé porque me siento así. Como para contestar a todo eso. Por qué hay cosas que nos hacen sentir tan llenos, y tan vacíos cuando se van. 






-a.

martes, 28 de julio de 2015

Quoting words of wisdom #8

"I love people who make me laugh. I honestly think it's the thing I like the most, to laugh. It cures a multitude of ills. It's probably the most important thing in a person."
Audrey Hepburn


martes, 21 de julio de 2015

'Duende'

Podría verte eternamente desde esta posición horizontal en el sofá de frente al tuyo, sentado descalzo y sin camiseta con tus pantalones rojos de baloncesto de los Chicago Bulls mientras rapeas bajito tus canciones de rap español mientras buscas una película para que veamos.
Pelis que comenzamos viendo cada uno desde una esquina diferente del sofá y no sé cómo acabar los dos con las cabezas apoyadas en el mismo reposabrazos rodeada por tus brazos con el punto perfecto de fuerza, por mucho que te empeñes en decir que necesitas ir al gym.
Y es que por mucho que me empeñe en evitar adicciones, me doy cuenta de que las peores drogas son personas. Me doy cuenta de que la nostalgia no son solo sitios, sino personas.
La forma en que acaricias con la yemas de tus dedos mi silueta de arriba a abajo cuando te doy la espalda, y la forma en la que me besas la frente cuando me doy la vuelta.
La forma en la que dices que un día nos escaparemos de la cárcel que resulta el mundo y nos perderemos, yo y muchos libros porque no necesitas nada más.
La forma en la que vamos a las dos de la mañana a la playa y me cuentas tus teorías sobre la creación del mundo y tus reflexiones sobre la vida. Para mí las noches están hechas para que no me dejes dormir contándome las cosas que no te dejan dormir a la par de todo lo que no importa al mundo, pero que a mí me apasiona que me cuentes.
Y reflexionando 'hogar' quizá no significa otra cosa que dos brazos rodeándote con fuerza haciéndote sentir que nada te importa en ese momento.
Y he decidido seguir a Bukowski: "find what you love and let it kill you"- encuentra lo que amas y deja que te mate. Así que puedes hacerlo lentamente.
-a.

martes, 16 de junio de 2015

Quoting words of wisdom #7

"I still love the people I've loved, even if I cross the street to avoid them."
-Uma Thurman

domingo, 12 de abril de 2015

Quoting words of wisdom #6

"I've had so many knives stuck into me, 
when they hand me a flower
I can't quite make out what it is. 
It takes time"
-Charles Bukowski

"Me han clavado tantas navajas 
que cuando me dan una flor 
no sé con certeza lo que es. 
Lleva su tiempo."

sábado, 21 de febrero de 2015

I walk my days on a wire


Mi parte favorita era cuando nos tumbábamos. Uno frente a otro. Dos cabezas un poco alocadas en una misma almohada. Respirando el mismo aire. Y compartiendo un silencio. Pero era ese silencio. Un silencio que te arropa. De esos silencios que tienes la suerte de compartir con contadas personas. De esos silencios que te hacen sentir que da igual todas las cosas malas que has pasado en tu vida hasta ese momento porque te han hecho llegar finalmente a esto. Simplemente lo compensaba todo. Un silencio que calaba bien dentro y reponía todas las pequeñas partes heridas, lastimadas incluso rotas de tu alma con sed de libertad.
Siento mis manos frías como si hiciera siete milenios que no acarician.
Te voy a echar de menos, porque ya no somos los que éramos, ni seremos los que fuimos. Ojalá encuentres tu silencio, pero nunca olvidando los nuestros (por favor).
-a.

What you don't have now will come back again

Le daba igual que me quedara o me fuera, y entonces entendí que si te van a querer solo a ratos es mejor que no te quieran. Me costó lo suyo. Pensé que era más divertido si el amor era solo a ratos, algo intermitente, así no te acostumbras (porque lo malo de acostumbrarte es que algo increíblemente extraordinario pasa a ser algo insípidamente ordinario). Y dolió plantar esa idea en la tierra infértil de mi mente. Se podría decir que morí de amor, solo que no de la manera bonita bonita en la que se suele emplear esa expresión. Morí de amor, pero sobreviví para contar la historia. Y es que no sé bien cómo se olvida, solo sé que sí he olvidado a personas que creí que me dolerían siempre. Así que no sé, también es cierto que a nadie (o, al menos, a mí) le interesa una persona que no haya pasado más tiempo consigo misma que con otra persona. 
Un tiempo sin hilo invisibles nunca viene mal. ¿No es preciosa la vida?
-a

martes, 17 de febrero de 2015

I made all of my own mistakes

Las madrugadas se hicieron para pensarte. Y maldita sea. Estamos hechos para ser rotos, ¿verdad? Y recomponernos a ratitos. Dejar que alguien nos recomponga temporalmente y luego nos vuelva a romper, y así siempre. Y me río, porque nos quejamos de lo que duelen los portazos de despedida, como si no doliesen más las personas que salen de nuestra vida sin hacer ningún ruido. Y dicen que si no sangra no es una herida, pero las heridas más grandes que tengo no me han sangrado, y bien que han dolido. Aunque bueno, todo se cura, es solo cuestión de tiempo que no tienes. Qué mundo de locos.
-a.

Quoting words of wisdom #5













I always wonder why 
birds stay in the same place 
when they can fly 
anywhere on the earth. 
Then I ask myself the same question.
-Harun Yahya

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Quoting words of wisdom #4

"Everybody's at war with different things. 
I'm at war with my own heart sometimes.
-2Pac

lunes, 8 de diciembre de 2014

Anywhere I would've followed you"

Te sé de memoria y estoy mirando por dónde empezar. Poco a poco. Empezar olvidando tus veintidós pecas del moflete derecho y acabar por los dieciséis lunares de tu espalda. O si por tus tres remolinos del pelo y acabar en las cuatro pinceladas de verde en tus ojos. Prometo no llamar a nadie más con el apodo que solía decirte. Ojalá no me dejaras rendirme contigo. Ojalá supieras que esto no es nada frente a la inmensidad del mundo.
-A.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

"Debilidad del tamaño de tu cuerpo"


Me dijo que quería dormir conmigo. Y yo no pude negarme. Es imposible no enamorarte de ella. Primero lento, y luego del tirón. Y lo sabía. Y lo sé. Sé que no es recíproco. Sé que ella se ha quedado mirando atrás y no encuentra eso que no sabía qué era que resulta que tenías tú, y ella no se conforma con un cosquilleo en la tripa.
Eso me hace pensar. Es decir, lo haces todo por una persona y le das todo y la quieres de forma incondicional, pero de alguna forma, algo extraterrestre de otra dimensión tiene escrito que no va a suceder. Y da igual lo que hagas, porque no está destinada para ti. Los astros se han alineado para que nunca suceda. Para que sea la persona adecuada en el momento erróneo o el momento adecuado desperdiciado con la persona errónea. Hagas lo que haga. No somos más que fichas de ajedrez en un tablero con las jugadas ya predeterminadas. Y yo sé que tengo que tener cuidado con sus "Quiero dormir contigo" porque tan solo significan "no quiero dormir sola". Pero es mi talón de Aquiles. Es mi debilidad de metro cincuenta y nueve, por mucho que se empeñe en decir que es metro sesenta.

-A.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Quoting words of wisdom #3


In spite of everything, I still believe people are really good at heart” 
Anne Frank 1929 -1944

sábado, 6 de septiembre de 2014

Erotomanía


Soy una chica con cabeza que nunca comete el mismo fallo dos veces. Lo cometo nueve mínimo. Tantas veces has sido mi fallo las noches cuando el cerebro se deja traicionar por el alcohol y la embriaguez que acaba... bueno. 
Tantas veces ha sido el fallo que cuando me despierto en medio de la noche y veo tu espalda, haciendo la cucharita inversa y alejada (lo que me hace recordar una y otra vez que hace ocho veces que se acabó lo que había) comienzo a contar tus lunares. Me preocupa cuando me doy cuenta de que he memorizado cada uno de los lunares de tu espalda. Una especie de osa mayor invertida al oeste, la cassiopeia al sureste y orión al norte. 

Mi parte favorita de tu espalda es Orión. Me hace sonreír silenciosamente a las dos de la mañana porque resulta irónico que tú seas como 'Orion the Hunter' y yo me identifico con 'Cassiopeia the Queen', y claro, bueno; ironías y chistes de astrólogos que solo entendemos entre nosotros. Y bueno, me dejo cazar una y otra vez porque las constelaciones nunca cambian. Porque supongo que hay cosas que nunca cambian. Y eso me asusta un poco. Quiero memorizar otras constelaciones en diferentes cielos.
-A.

domingo, 24 de agosto de 2014

I'd once dreamt I would drink




Maldita resaca. Nueva York, qué bonita eres, pero qué solo me haces sentir. Pubs llenos de chicas glamurosas, que se ríen entre copas, intentando lo mejor posible disimular las ansias que tienen de que le acaricien el pelo, y continúen las caricias con la mano hasta la cintura, y midan sus largas piernas con la unidad de besos mientras ellas están borrachas. Pubs llenos de hombres que intentan interpretar el papel de su vida de chico romántico, atento y buen escuchador que no sigue herido desde la última vez que se enamoró de la chica equivocada. Nueva York. Nueva York de noche, cuando sale la ciudad a las carreteras pintadas de amarillo y luces y pitas y sirenas, la ciudad que no duerme. Donde, de camino al metro de noche, aún ves a los obreros seguir el trazo de las chicas a través del paso de peatón, subiéndoles la autoestima. Nueva York de noche. Nueva York de noche de verano. El aire es cálido y me quedaría en el suelo de Bryant Park para siempre, a pesar de que no se pueda apreciar las estrellas. Pero es esta sensación. Esta sensación de que nunca hay silencio, de que nunca hay inactividad. De que todo el mundo va con prisa, de que todo el mundo está ocupado, todos con cosas que hacer, todos con alguien con quien salir. Todos con sus cafés ardiendo en la izquierda y el móvil en la mano y oreja derecha. Y es eso, toda la esencia de Nueva York que te hace enamorarte en medio del ruido y la suciedad, me hace odiarla a la vez porque me hunde. Su gente. Cada uno con su historia. Ansiosos por contarla. Y tú con la tuya. Deseando no contarla, para que tu corazón consiga anesteciarse durante unos momentos.

-A.

viernes, 18 de julio de 2014

Yesterday you told me about the blue sky

No son lágrimas, son goteras. Mientras todos lo llamaron insomnio, yo le puse tu nombre. La almohada húmeda se enfadó y ha dejado de consolarme y darme consejo. Al menos se ahorra el "ya te lo dije". Si ya lo decía Óscar Wilde, "Pero cómo vas a ser feliz con alguien que te trata como una persona normal". Supongo que yo no me sentía especial. O me conformo con poco. Es todo cuestión de perspectiva: mientras que el mundo parecía un poco mejor apoyada en tu pecho, ahora aprendo que porque algo fuera bueno en algún momento no significa que siempre lo vaya a seguir siendo. 
Voy a aprender a dosificar mi tiempo para ahorrarme la mitad de las lecciones de la vida que llegan tarde.
 

jueves, 26 de junio de 2014

Quoting words of wisdom #2

People say “There are other fish in the sea” I say “Fuck, she was my sea” J. Faulkner

 

Catharsis, the purging of emotions

Nunca se me dieron bien las despedidas. Al menos no si no eran por escrito. Sabes, había pensado muchas veces sobre el momento pero siempre cortas con una lágrima afilada la idea alegando "que aún queda, así que disfrutaré del momento". Un abrazo, y otro. No me apetecía besarte. Tan solo abrazarte (quizá con la intención de sujetarte lo suficientemente fuerte para que te quedases) y sentir por última vez el roce de tus labios en mi oreja y pegar mi nariz a tu cuello y sentir tu olor. Ese lugar era como mi segundo hogar (si no el primero). Como la sensación de quitarte los tacones después de una noche de fiesta, como el primer baño del verano, como el primer rayo de sol que te calienta tras el invierno, como meterte en la cama tras un duro día, como no sé, como estar entre tus brazos en definitiva. Nunca lloraría frente a ti, dije. Así que no dije ni una palabra para que no explotará el nudo de mi garganta en lágrimas y me limitaba a mirarte a los ojos mientras tú me acariciabas por última vez el pelo por la nuca. No sé ni cómo ni por qué al final acepté que tenía que aflojar y soltar, y bajaron mis brazos.
Esa espalda que tantas veces había besado y acariciado (si no arañado) me daba la espalda ante una puerta que se abría de par en par al detectarle. Con su nueva maleta gigante color caqui para su nueva etapa (si no vida). Lejos de mí (si no sin mí).
No es lo mismo permanecer en un mismo lugar sin ese alguien, que ir a un lugar nuevo sin esa persona preciada, siempre he pensado. Y no sé, eso lo hace más duro.

-A.

martes, 17 de junio de 2014

Quoting words of wisdom #1

"I will destroy you in the most beautiful way possible and when I leave, you will finally understand, why storms are named after people."

"Te destrozaré de la manera más bella posible y cuando me vaya, finalmente entenderás, por qué las tormentas son llamadas con nombres de personas"

Chronophobia

Creo que por primera vez estoy cerca. Tan cerca que casi siento que lo puedo tocar con la mano, pero aún lo suficientemente lejos como para solo rozarlo con la yema de los dedos. A esta distancia de esto a lo que llevo, llevamos, o le han llamado 'futuro' desde que tengo uso de conciencia. Es eso que siempre que conseguía colarse en la conversación zanjaría con un 'Bueno, aún me queda tiempo para decidir' y daba una impresión de tan lejano. Supongo que he llegado a ese famoso punto en la línea esta de altibajos apodada 'vida' en la que todo el mundo quiere echar a correr en dirección contraria. En la que nos volvemos un poco cobardes, metemos el rabo entre las piernas y decimos (los que se atreven a decirlo en voz alta) 'No quiero crecer más'. Ese momento en el que de repente el aire que respiras deja de parecerte libre, puro e inocente, a cargado de malos sentimientos que inspiras hasta muy muy adentro. O soy yo la única que quiere ir contracorriente...

-A.

lunes, 16 de junio de 2014

No preocuparse por los kilos de más, sino por las neuronas de menos


No pensabas que esto sería así, eh. Cuando no llegabas al metro veinte desconocías el mundo de las inseguridades al mirarte al espejo, los pudores ante decir cosas a personas desconocidas a las que simplemente quieres empezar a hablar o la necesidad de morderte la lengua antes de decir cosas que te hagan parecer estúpida. Desconocías esta nueva dimensión donde dejas de ver los zapatos nuevos, y empiezas a ver a la altura de las cabezas- muchas vacías- y eso te entristece. Has pasado esa delgada línea en la que eres lo suficiente mayor como para actuar de forma madura, pero que a la vez no quieres dejar de hacer cosas infantiloides. Estás en esa nueva frontera donde la gente echa miradas prejuzgadoras y nadie se molesta en entenderte. Ya dejaste atrás esa inocencia de ver a todos por la belleza su interior, ignorando el físico. Pero no te culpes, eso es algo que nos inculca la sociedad. Nunca imaginaste que esto sería así. Nunca quisiste que fuera así, Amanda.

-A.

domingo, 20 de abril de 2014

Reckless abandon

Me dijo que le contara más sobre mí, citando tetualmente me dijo que "qué hacía que fuese yo, y no otra persona". En ese momento me di cuenta de que no sé quién soy. No sé qué me define. Le fui a decir que mi comida favorita era el sushi y que adoro los gatos, pero pensé que probablemente eso no decía gran cosa sobre mí, aparte de que me gusta el sushi y los gatos, claro. Me gusta pasar mi tiempo libre aprendiendo cosas nuevas y no soy muy de pasar el día en la calle, pero no sé, supuse que habría otros así. Nunca me he planteado cuál es mi color favorito y si lo hiciese de todas formas sería uno que no se pueda describir. No soporto el papel higiénico de solo dos capas ni la gente que deja los bordes de la pizza, pero eso tan solo eran detalles insignificantes.
-La playa. No me gusta la playa. A prácticamente todo el mundo le gusta. Y a mí no.- le dije algo nerviosa y un poco más alto de lo normal.
Pero respiré profundo a la vez que apoyaba mi espalda tranquila al respaldo del sofá y le sonreí a este tipo con un bolígrafo a medio gastar y una libreta sentado en el sillón frente a mí con las gafas caídas, lo que debo decir que me ponía bastante nerviosa. Miró intentando disimular su decepción y pedirme otra respuesta sin decirlo bruscamente. Pero yo me di por satisfecha con mi mediocre respuesta.
Y así, fue como tiré por la borda cualquier intento de buscar qué me diferencia, porque eso implicaba compararme con los demás y yo no tenía ninguna necesidad de eso. Yo tan solo deambulaba, porque como bien sabes- o deberías saber- no todos los que parecen perdidos lo están, porque yo así me encontraba. Sin buscarme. Camino y si me gusta sigo, y si no cambio de dirección. No me busco, y así me encuentro.

-A.

sábado, 15 de marzo de 2014

Fatum

Se halla en un estado catatónico la mayoría del tiempo. No solo dice palabras fuera de contexto y sin sentido, sino que tiende a hacer cosas de demente. No sé si se está dejando llevar o si se le estaba llevando el juicio experiencias pasadas, por eso pretendo analizar los recuerdos que aún tiene y se atreve a compartir. Enciende la chimenea los días de más calor y se pone sandalias los días que nieva. Pero no siente frío. No siente calor. Diría que no siente por su forma insensible de caminar, pero sé que algo la reconcome por dentro y llegaré a él.

Emily Watt salía de su casa con las mejillas sonrojadas el dos de julio de mil novecientos sesenta y tres con un traje a lo Audrey Hepburn en Desayuno con Diamantes aunque carecía del habitual tabaco, ya que Emily no soportaba la constante emisión de humo que soltaba ese palo de cáncer. Nadie sabía a dónde se dirigía, pero todo parecía sonreírle. El portón gigante de madera antigua en un barrio moderno de Manhattan se cerró lentamente a medida que bajó el alto escalón de su portal veintitrés, los taxis se paraban a su paso buscando una bella damisela en apuros a la que llevar a su destino. Nadie sabía que el destino de la elegante pero sencilla, a veces algo extravagante, Emily Watt sería un estado de delirio entre cuatro paredes blancas.